Hace mucho tiempo que no escribo nada aquí. La generalización de las redes sociales como lugares donde expresarse hicieron que la costumbre de contar cosas en el blog cayera en picado. Después de mucho tiempo y del desencanto con dichas redes. Me he dado cuenta de dos cosas:

  1. Los 280 caracteres de Twitter, antes 140, no son suficientes para contar la mayoría de las cosas.
  2. Cada día me gusta menos Facebook.

Es por esto, que voy a intentar retomar la sana costumbre de escribir en este blog. Aunque no prometo nada, no son pocas las veces que he intentado retomarlo y al final he vuelto a caer presa de la pereza.