Christopher Reeve, famoso por haber interpretado a Superman en el cine, ha muerto este domingo a los 52 años de edad tras sufrir un fallo cardiaco. El actor se encontraba en silla de ruedas a causa de una tetraplejia sufrida por un accidente de caballo en 1995, ha sido un ejemplo de superación, siempre ha intentado la recuperación por todos los medios y ha sido un activo luchador a favor de la investigación con células madre, investigaciones a mi parecer de suma importancia para la cura e incluso erradicación de muchas enfermedades.

Desde aquí, quiero expresar mi más sincero respeto por la vida y lucha de este actor que nunca se rindió a su condición de tetraplegico y lucho hasta el final. Ojala pronto veamos avances en las investigaciones con células madre y nuestro mundo sea un poquito más feliz.

Superman

[Vía: Libertad Digital]