El gobierno en el ánimo de hacer la cultura accesible a todo el mundo ha decidido que la liberalización de los mercados no va con los libros, es decir, que el precio que marque el gobierno va ha misa y nadie puede rebajar esos precios, porque según la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, el libro no puede ser liberalizado porque no es un "producto puro y duro".

[Vía libertaddigital.com]

A partir de ahora si alguien no se puede permitir el precio de un libro, pues se aguanta y punto, porque claro fotocopiarlo es delito. Parece ser que el gobierno va a hacer muy buenas migas con la SGAE. Ahora resulta que la cultura si es cara es mejor, hace unos días Loquillo asistía a un videochat en ya.com y cuando se le pregunto si creía que los precios de los discos eran altos, se fue por los cerros de Ubeda y dijo que si no nos parecía caro el precio de una llamada de móvil, pues si me parece caro, pero la cuestión no es esa, si se supone que la música es cultura, que lo es, por lo visto cuanto más cara mejor.
He de decir que en esta últimas elecciones no voté a nadie, y cuando gano el PSOE me dije, oye igual por fin algo cambia en este país, pero en escasos tres meses de gobierno, ya me han defraudado demasiadas veces.
Espero que esta ola de incongruencia gubernamental se pase pronto y todos podamos disfrutar de la cultura sin tener que dejarnos nuestro sueldo en ello.

[Escuchando: Siempre me quedara - Bebe]