Tomasito Tomasito es un gato que ya no esta entre nosotros, ahora nos mira alegre desde su nube en el cielo, esta es la entrada del diario de Tomasito del día de hoy:
Diario de Tomasito., 23 de Noviembre 2005

Son las 9 de la mañana.

Que noche tan larga. ¡Que bien he dormido ¡. ¡Que dulce despertar!.

No siento dolor ni miedo. Ya todo pasó. Al fin.

Echo de menos a mi felina terrestre, la que entraba taconeando para hacerme arrumacos. Se que aún no se atreve a entrar en mi habitación. Sabe que no volverá a ver mis ojos verdes.

También debo disculparme con Rosa, no he sido capaz de regresar a su casa, a mirar hacia el sol desde su ventana.

He sabido estos días, antes de partir, que cada uno disponemos de un tiempo de vida, de un ciclo vital único y limitado, incambiable en horas, estipulado pero desconocido para nosotros.

He sabido que el tiempo final de este ciclo es siempre un secreto mientras vivimos y que solo de los que nos rodean y nos aman cuando nos marchamos depende el encontrarle un sentido.

Las chicas de Madrid Felina, y Rosa, lo descubrirán con el tiempo y entonces la impotencia se alejará avergonzada por haberlas perseguido.

Yo ya se por qué estoy aquí.

Me esperaba hacía desde el principio una nube gorda, esponjosa y calentita. Ponía a la entrada: ?Nube de Tomasito El Gordito?.

Desde ella tengo una vista estupenda y la manejo a mi gusto, llevo mucho tiempo anhelando este buen sol.

Miro hacia abajo continuamente. Que claro se ve todo desde aquí. Veo a mi Paula cotillear la casa de Rosa y se que aún tardaremos muchos muchos años en reencontrarnos.

Pero sobre todo busco continuamente a mis chicas felinas, me necesitan aquí arriba.

Por ellas tenía yo que estar tan alto. Aquí, donde tengo contacto directo con quien esparce cada día la esperanza, enchufe privilegiado con quien dosifica la fuerza y el coraje que necesitan ellas en cada momento, con quien provee con generosidad de la cordura suficiente para poder decidir cada día qué hazaña es inmediata y cuál ha de postergarse.

Ellas necesitan que yo vigile, para que las tenga en cuenta, a quien concede la sabiduría para saber reconocer la diferencia entre lo posible y lo imposible.

A todo esto, se me olvidaba, vinieron a recibirme Trufa, Laura, Gordete, Siria, Herón, Burbuja, Cactus, Fiti, Chino, el primer Simón, la mami y sus bebés, Murphy ........ y otros tantos coleguillas, cada uno en su nube, que nunca antes había visto pero que me esperaban alegres.

Y estoy feliz.

Fdo. Tomasito El Gordito.

Si quieres ver el original visita Madrid Felina

Gracias a María por enviarme los enlaces y a Teresa Nin, autora del diario.