Los siguientes titulares hablan por si solos:

Por fin se detiene a alguien en España por la monumental estafa que son los Dialers, ya era hora, solo hay que esperar que paguen por sus delitos, aunque aún tienen quien les defienda, supongo que amigos o compañeros de profesión que ven su futuro amenazado. El caso es que no me dan ninguna pena y espero sinceramente, que con esta acción, el resto de estafadores que aún están operando en Internet, se apliquen el cuento y dejen de intentar cargarse la red a base de timar a usuarios inexpertos, que se conectan con su modem para leer el correo y navegar un poco y terminan haciéndolo a precios impagables.

El crimen no compensa