Hoy he tenido una mañana de bancos, vamos que me ha tocado ir de un banco a otro para hacer unas gestiones que necesitaba. Todo consistía en la aparentemente fácil tarea de sacar un dinero de unos bancos para ingresarlo en otro. Pero claro los bancos consiguen hacer difícil lo fácil, para empezar ya tuve que ir ayer para que tuvieran hoy el dinero preparado, porque al parecer sacar dinero de un banco, pese a lo que pueda parecer es una ardua tarea. El caso es que después de ese tramite que puedo llegar a comprender, hoy en primer lugar he ido a Caja Madrid y tan solo he tenido que esperar un tiempo a que se abriera la caja fuerte, cosa absolutamente normal, pero luego he ido al Banco Sabadell Atlántico, en primer lugar me ha tocado esperar porque aún no tenían el dinero, tienen que estar al caer, me ha dicho la empleada que me ha atendido como única explicación, después de esperar a que llegara el reparto del dinero, cuando por fin ya tenían mi dinero, le digo que quiero sacar el total de la cuenta para cancelarla y me dice la empleada que no puedo cancelarla porque esa no es mi oficina, y yo que creía que lo de la red de oficinas de un banco servia para algo, pues el caso es que para poder cancelar mi cuenta en cualquier oficina del banco en el que yo ingrese mi dinero he tenido que hablar con una empleada de la oficina donde abrí la cuenta para que lo autorice, vamos la leche. Finalmente he descubierto que el verdadero problema con los bancos se da cuando sacas dinero porque al ir a ingresarlo en mi banco actual no he tardado ni dos minutos en realizar toda la operación, eso si en el momento que necesite sacar lo que ellos llaman una cantidad importante de dinero ya veremos las pegas que me ponen.