Antes, cuando me levantaba por la mañana para ira trabajar, veía, bueno más bien escuchaba, las noticias por televisión mientras desayunaba. Esto lo hice durante un tiempo, pero un día me di cuenta de que era mucho mejor para mi salud mental no enterarme de las noticias hasta estar bien despierto e incluso mucho mejor por otros medios, como Internet o periódicos, de esta forma cuando una noticia no me interesa, pues paso a la siguiente y punto, cosa que con las de la tele, no podía hacer o simplemente no estaba suficientemente despierto para cambiar de canal. Por todo esto, desde hace ya bastante tiempo, me pongo la programación infantil mientras desayuno, de modo que todo es mucho más tranquilo, y la probabilidad de que me siente mal el café se reduce muchísimo.

Pero fíjate tu, que esta mañana, me han pillado por sorpresa en la pausa para publicidad de no se muy bien que serie adolescente de vaya usted a saber que canal (es lo que tiene estar dormido hasta bien entrada la tarde :P). El caso es que de repente veo un anuncio, pagado con el dinero de los contribuyentes, osea todo español que pague impuestos (en teoría todos) de una campaña llamada algo así como “Lácteos insustituibles”. Según he encontrado por Internet, se trata de una campaña de “la Federación Española de Industrias Lacteas” financiada por el “Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino” y con un presupuesto de cerca de 2 millones de euros, para promocionar el consumo de productos lácteos. Entre otras tonterías, se han gastado el dinero en una web propagandística, encargada a ogilvyhealthworld.com, que según veo parece una división de oligvy creada para la ocasión(su web esta ‘en construcción’), enteramente creada el flash (lo que está bien, pues así no es indexable y no se difundirá). Que debe ser que no hay empresas españolas que puedan hacer el trabajo y se lo encargan a los gringos.
En esta web se defienden las bondades de la leche y sus derivados, cosa cuando menos cuestionable, y lo que es más escandaloso, se habla de la ‘intolerancia a la lactosa’ como si se tratase de una enfermedad, que si bien lo es si se presenta antes de los cinco años de edad aproximadamente, es lo más natural en cualquier humano después de esta edad (después de todo somos omnívoros y como tales el consumo de leche solo es natural durante la lactancia), por lo que no se considera como tal enfermedad después de dicha edad.

Yo, por mi experiencia personal, puedo decir que desde que deje de consumir productos lácteos, mi salud ha mejorado bastante pues a parte de la lactosa, la cantidad de grasas saturadas que contienen estos productos es tal que las hace que las digestiones sean más pesadas y en muchos casos provocan dolores de cabeza que cesan con tan solo dejar de consumir estos productos.

También es cierto, que mucha gente toma productos lácteos y no tienen ningún problema de salud importante, pero ese no es el tema, el problema es que esto lo estamos pagando todos para que las empresas productoras de derivados de la leche consigan más ventas.