Acabo de enterarme de que desde el pasado 6 de mayo de este año, la entrada a CaixaForum, tanto en Madrid como en Barcelona, deja de ser libre para costar 4€. Eso si, como reza el comunicado publicado en su página web, “La entrada a las exposiciones y espacios permanentes será gratuita para todos los clientes”. Parece que con este título ha preferido centrarse en lo ‘positivo’ de la medida. Toda una lección de ética periodística.

Leyendo dicho comunicado, justifican el cobro de la entrada, porque: “En el momento en que vivimos, la sociedad presenta un creciente incremento de las necesidades sociales.” Lo que no dicen, es que ese “incremento de las necesidades sociales” está agravado por los cientos de familias que cada día echan de sus casas por no poder afrontar el pago de una hipoteca de la que ellos mismos, la Caixa, reclama el pago y solicita el desahucio.

Me parece de una desvergüenza tremenda intentar justificar medidas como esta, con una supuesta “responsabilidad social corporativa”, cuando lo único que les interesa, es la comercialización de la cultura para que sólo esté al alcance de los que puedan pagarla.

Por mi parte, no pienso pagar ni un sólo euro a un banco al que se le llena la boca con su “obra social” pero que en realidad poco o nada le interesan las necesidades sociales reales de quienes echan a la calle sin miramientos.