Por increíble que parezca, El mundo esta lleno de clones, y no es una cosa de ahora, yo al menos llevo viéndolos años y seguro que vosotros también, los clones a los que me refiero son conocidos también con el nombre de pijos y lamentablemente esta ciudad, Madrid, esta llena de ellos. Yo he llegado a la conclusión de que son clones después de observarles detenidamente, los chicos, llevan todos las camisetas 2 o 3 tallas más pequeñas que la suya, el pelo liso a media melena tapándoles un ojo, bueno en realidad algunos se desmarcan de esta tendencia y también lo llevan rizado, con lo que parecen una mujer que se acaba de hacer la permanente, otra característica son los calzoncillos, que invariantemente van unos 5 centímetros mas altos que los pantalones, esto unido a lo de las camisetas hace que todo el mundo vea que usan la ultima moda en ropa intima, claro se han gastado una pasta en unos Calvin Clain y todo el mundo tiene que enterarse. Por otro lado las chicas, también llevan todas el mismo peinado, melena peinada a raya justo por encima de la oreja, en cuanto al los adornos corporales, collares, pulseras, etc. tienden a ser lo más grande posible y últimamente de un estilo tribal muy marcado, aunque eso si, tan caros como autenticas joyas.

En realidad no todos los pijos son así, también los hay que van de chungos aunque como no podía ser menos también tienen un look homogéneo.

Eso si para todos, la expresión más repetida es: “Que fuerte”.