23 de abril

Mi tía Mauri, y su marido, mi tío Luis, maestro de escuela, me enseñaron a leer cuando yo era muy pequeño, de hecho cuando los demás niños tartamudeaban en clase con sus primeras lecturas yo ya leía con cierta soltura, cosa de la que mi tío se sentía especialmente orgulloso. Desde entonces, siempre he tenido la lectura entre mis aficiones, quizás la más importante junto con la fotografía.

Hoy como cada 23 de abril desde 1930, se celebra el día del libro y quiero aprovechar para dar las gracias, sobre todo a mis tíos y también a todas las demás personas que de una forma u otra han fomentado mi gusto por la lectura.
¡¡Feliz día del Libro a tod@s!!