Desde aquí quiero iniciar una campaña en contra los banners en flash y los gif animados, sobre todo contra los flash con sonido, y ya que me pongo en contra la publicidad que se pone encima de los contenidos de la página que estoy tratando de ver, contra los popups no digo nada porque Firefox ya se ocupa de ellos y no me molestan nada. No tengo nada en contra de los juegos en flash, algunos incluso me gustan mucho, pero lo que no soporto es entrar a una página web y que un banner este constantemente cambiando distrayendo mi atención e incluso muchas veces haciendo ruidos insoportables.

Como primer paso propongo atar a una silla, a uno de los diseñadores de esos instrumentos de tortura, o mejor al de marketing que tuvo la idea, delante del ordenador con su obra y no soltarle hasta que no pida perdón y prometa no volver a hacerlo.